Tuesday, February 20, 2007

Las Ballenas

En estos días se armó un barullo con respecto al asunto de la caza de ballenas por barcos japoneses y la próxima reunión de la comisión ballenera internacional (CBI) de la que Costa Rica es miembro, pero hasta hace pocos días no tenía derecho de voto, esto por deber más de $30.000 en cuotas (algunas empresas privadas decidieron darle el dinero al MINAE para que el país haga un arreglo de pago y haga valer su voto (por supuesto que “no condicionado”…)) El monto real que nuestro “ecológico país” adeuda supera el millón de dólares.

Con respecto a esto, y para poder sacarme las ganas de hablar sobre el asunto, me permito comentar lo siguiente.

Una cierta cantidad de “activistas ambientales” de tiquicia se dedican a armar ruido y a criticar sin informarse previamente sobre las circunstancias del asunto. Al trabajar yo con japoneses, he visto en numerosas ocasiones a más de un cretino acercarse a alguno de mis compañeros japoneses y sin más ni más empezar a criticar y a decirles cosas desagrabables como “los japoneses son unos cochinos asesinos de ballenas”, “ustedes son unos compradores voluntades políticas” y demás vasofia que lo que hace en hincharme las pelotas y darme ganas de hacérmelos apeados de un manazo…
Primero que todo, y si hay alguno de ustedes que ha hecho o piensa eso de los japoneses, les pido que por favor NO GENERALICEN. La enorme mayoría del pueblo japonés sabe sobre la problemática de las ballenas y muchos están en contra de su cacería y consumo. No solo por ser japoneses quiere decir que automáticamente son unos comedores de ballenas. La gente que les dice esas cosas a los japoneses lo que hacen es hacer un ridículo espantoso, por pecar de ignorantes.
Para los que no saben, les voy a explicar un poco la historia de la cacería de ballena en Japón.
Japón tiene una historia de caza de ballenas de más de mil años, prueba de estos han sido varios tipos de lanzas encontradas en asentamientos del período Jomon (10.000 A.C a 300 D.C.) La cacería en gran escala de la ballena se empezó a dar alrededor del siglo 17, en el tiempo en que Japón empezó a dar sus primeros pasos hacia el desarrollo. El uso principal que se le daba a la ballena en ese tiempo no era tanto para consumo humano, sino para usar la grasa del animal en varios usos, de la misma manera que Inglaterra, Estados Unidos, y otros países lo hacían (el cuento de “Moby Dick” viene de la cacería de ballenas…)
Al ser Japón un país cuyos únicos recursos naturales son los árboles y el mar, se puede pensar que para poder sobrevivir, se tiene que echar mano de la mayoría de recursos posibles. Tristemente para las ballenas, su carne y grasa pueden ser usadas de buena manera (y por favor no me vengan con sentimentalismos porque ustedes y yo comemos carne animal, usamos ropa de algodón sembrado en terrenos devastados o consumimos papel hecho con árboles de las selvas que según nosotros defendemos, usamos combustibles fósiles que contaminan el aire, etc, etc, etc. El punto es que el ser humano es un depredador salvaje; ustedes y yo, y todavía no hemos podido salir de ese estado de salvajismo).
Durante principios del siglo 20 Japón llegó a ser una potencia militar, al igualarse en fuerza a los países occidentales (con un mucho dolor de estos, ya que no creían que los “inferiores amarillos” pudieran ganarles, como le hicieron a Rusia por ejemplo) (Este link es muy interesante). Durante este tiempo, la carne de ballena jugó un papel importante al proveer de alimento a un país que necesitaba alimentarse para sobrevivir en un ambiente hostil. Al perder la segunda guerra mundial, junto con Alemania e Italia; el país quedó devastado por los bombardeos usenses, y la hambruna era casi inevitable. En este contexto, nuevamente la carne de ballena salvó la vida de muchas personas que no tenían nada para comer.
Esta explicación anterior me trae al punto actual. Si bien la caza de ballena se da aún en un contexto “cultural” y de “investigación” (con todo lo debatible que esta pueda ser) lo cierto es que la mayoría del pueblo japonés no le agrada la carne de ballena. Para las viejas generaciones de japoneses, este alimento trae recuerdos de miseria y sufrimiento. Para las generaciones nuevas, el consumo de la misma no es de gran atractivo, ya que han crecido en un país muy diferente al de sus abuelos, con abundancia económica en donde se puede comer cualquier tipo de comida de cualquier parte del mundo y no es necesario recurrir a la carne de ballena, que al final de cuentas no es ni tan sabrosa (yo la he probado en sushi y en sashimi, y no era la gran cosa, de todas maneras, ni siquiera es un pez).

Algunas de las manifestaciones de grupos como los abraza arboles de greenpeace, van desde estrellar sus barcos contra los buques japoneses, arriesgando las vidas de los tripulantes de ambos lados, hasta ridiculeces como llevar una ballena inflable al frente de las embajadas japonesas, le quitan la seriedad a la protesta, y en mi humilde opinión, lo que hacen es pelarse el trasero delante de todo el mundo. Recuerden primero por favor que la matanza de ballenas no es ni más ni menos moral que la matanza de vacas o de cualquier otro de los animales que ya hemos extinguido, y el daño al ambiente se da en todas partes, empezando por las petroleras que llenan los tanques de los botes que usan para estrellarse contra otros. La gente a favor de la caza de ballenas es un grupo reducido (tristemente con bastante poder político) que en ningún momento representa a la totalidad de un pueblo, y antes de empezar con sus críticas estúpidas, lean e infórmense un poco y sobre todo, ¡respeten antes de criticar a alguien que no conocen!
He dicho.
**update**
Me encontré este link, en donde entre otras cosas se habla acerca del "turismo ecológico" de ballenas en nuestro país (gente sin salvavidas, guías ignorantes, ballenas incómodas y otras cosas, pero eso sí! los operadores hacen al año mas o menos millón y medio de dólares en ganancias (@:@)...)

10 comments:

GuabaMan said...

Pues con hambre hasta al canibalismo llega el hombre.

Buitre Desahuciado said...

Muy interesante tu exposición sobre las ballenas y Japón, en serio, Carlos.

Gracias por instruir al ignorantao (del cual formo parte

Concuerdo con lo que vos decís, el problema de la generalización es que vuelve ciega a las personas.

kamikaze said...

bueno el tema es sumamente delicado..

El problema es q no podemos reproducir tan facil las ballenas en cautiverio como la vacas, o cualquier otro delicioso animal... XD

dicen por ahi los numeros q con lo q alimentamos los animales de corral para comer se podria sacar del hambre muchos paises africanos....

el problema esta en q no queden mas ballenas para mantener la especie o el equilibrio...
La caza se puede dar claro! pero con medida ojala q los Japos logren este equilibrio entre caza y reproducion

Lou Goubreé said...

A la mayoría de esos activistas "ecólogos" parece interesarles más llamar la atención sobre ellos mismos que sobre el planeta que dicen querer "salvar".

Y como lo señala una revista que ví una vez: la cargan contra los japoneses pasando de largo que también matán canguros y ciervos en otros lados con el mismo fin.

Jaqui said...

Así como estoy de acuerdo en que NO se debe generalizar poniendo etiquetas a los japoneses, también siento que se deba generalizar en pensar que todos los greenpeace son abraza árboles, o que todos los que se encuentran en contra de la caza de ballenas no saben ni se encuentran informados de lo que defienden. Una por otra.

Entiendo tu punto, pero aún así, no puedo coincidir complemtamente en mantener un pensamiento tan conformista, como para decir, di ultimadamente a las vacas también las matan, matemos las ballenas.

Un saludo.

Carlos Guzman said...

correcto Jaqui! por eso especifiqué que *una cierta cantidad* de activistas ambientales
no estoy generalizando :-)
y con respecto a greenpeace bueno... lo que he visto yo es que los métodos para hacerse conocer son bastante "bruscos" para no usar otra palabra, aparte de que es un negociazo. Leía el otro día del programa de contribuciones voluntarias que manejan en Estados Unidos, donde si usted quiere le debitan mensualemente de su cuenta, hacen más de un millón de dólares diario...
yo lo veo como un negocio muy lucrativo... pero bueno, es sólo mi opinión :-(

jaguar del Platanar said...

La explicación histórica nos muestra o nos ayuda a enteder el inicio de la práctica. Gracias por eso.

Por lo de las vacas la diferencia es que muchas son reproducidas para ese fin exclusivamente a diferencia en el caso de las ballenas.

Johanna C said...

La clave del exito es el equilibrio. Si desean consumir o explotar las ballenas pues se deberia reponer las que se cazan pero lastimosamente la demanda de ballena es mas grande que el tiempo que toma reponiendolas.

Espero que los cazadores de ballenas puedan llegar a un equilibrio y no extinguirlas rapidamente.

Johanna C said...

La clave del exito es el equilibrio. Si se pudiera reponer las ballenas que se matan pues seria exelente pero lastimosamente no es posible.

Espero que los cazadores de ballenas tomen en cuenta el equilibrio y no se lleguen a extinguir rapidamente.

caritolog said...

Estoy de acuerdo con vos en que no se debe meter a todos en la misma bolsa. Pero no creo que la gente sea asi. Me canso de ver turistas japoneses y jamas presencie un episodio de los que vos relatas.Ademas, siento mucha pena que un CULTO como vos hable de forma tan despectiva de los activistas de Greenpeace, que , por si no lo sabias, hacen mucho mas que abrazar arboles, y "por si no estas bien informado" tampoco generalizan. Fijate que cuando mencionas la soberbia de los norteamericanos, no se te deslize a vos uno de sus rasgos tan desagradables. Espero que te de la humildad para publicar mi comentario. Saludos, Carolina.