Friday, May 08, 2009

Kamikaze / Kamikaze / カミカゼ

Una de las pocas palabras del idioma japonés que forma parte del léxico mundial (antes del boom del "anime" y demás) es el término "kamikaze". El mismo se relaciona la mayor parte del tiempo directamente con los jóvenes pilotos suicidas de aviones y submarinos que se aventaban sobre los buques estadounidenses en un intento vano de provocar el mayor daño posible a la ya imparable marcha usense en la parte final de la segunda guerra mundial. En la actualidad también se le llama "ataque kamikaze" a las acciones de algunos sujetos que se sujetan bombas al cuerpo y buscan algún lugar concurrido para despanzurrarse en frente de todos.
Existen varias versiones sobre el origen del término, pero tal vez lo más importante sea primero aclarar que en Japón no se usa esa palabra para referirse a los pilotos. En estos casos, el término tokkoutai (unidad especial de ataque) es más común.


Volando sobre Pearl Harbor. La vista de los buques hundidos es impresionante...

Traducido literalmente, kamikaze significa "viento divino" y su uso original es para nombrar a 2 tifones que se cree salvaron a Japón de ser invadido por los mongoles en 1274 y 1281. En el primer encuentro, llamado "Batalla de Bun'ei" las fuerzas mongolas ingresaron a la Bahía de Hakata y lucharon con los guerreros japoneses en las cercanías de lo que ahora es el "parque Higashi" que queda contiguo a la escuela en que trabajo. La falta de refuerzos y el mal clima hizo que la mayoría de los mongoles volvieran a sus barcos y entraran en altamar para evitar ser atacados por los japoneses en la costa, sin sospechar que el mismo tifón haría que el mar se los tragase poco después. Los que se quedaron en tierra fueron aniquilados de inmediato.
Al ver el problema que tenían encima, los samurai empezaron a prepararse para la invasión inminente, fortificando la bahía y reforzando las tropas en los alrededores. Los mongoles enviaron 2 misiones de emisarios esperando disuadir a los japoneses de rendirse, sin embargo en ambas ocasiones las personas enviadas fueron decapitadas sin mucho aspaviento. Todos estos preparativos estuvieron a cargo del Shogun Hojo Tokimune (familiar de Katsuko Hojo acaso???), el cual, temeroso e inseguro del destino del país, le consultó a su maestro zen sobre la mejor manera de proceder.
El Kublai Khan se hartó de esperar y preparó un contigente estimado en 100.000 soldados (sí, cien MIL soldados) con la idea de atacar en dos oleadas. Tokimune ordenó que los servicios religiosos se incrementaran en el templo de Hakozaki (a 3 kilómetros de mi actual trabajo), el cual había sido destruido en la primera invasión.

Estatua del Emperador Kameyama (de turno en esa [epoca) en el parque Higashi


Varios factores contribuyeron a la segunda derrota mongola. Entre estos se dice que las fortificaciones del puerto dificultaron la entrada e hizo que los soldados tuvieran que esperar en altamar en botes mal diseñados (chinos y coreanos, ¿qué esperaban?), aguantando el calor húmedo del verano japonés, qué seguramente pudrió las raciones de comida que los soldados pudieran tener a bordo; además de otro enorme tifón (por lo visto no se les ocurrió atacar en otra época del año) arrasó con la flota invasora en una tormenta de dos días seguidos.
Esta "victoria" sobre los mongoles terminó de convencer al Shogún que dios (buda en este caso) estaba del lado japonés, por lo que mandó a construir templos en todo el país, popularizando de esta manera la religión budista (y al mismo tiempo la disciplina samurai) en un país que hasta el momento no mostraba un fuerte interés hacia esta creencia.
La convicción de que esos "vientos divinos" protegerían a Japón caló profundamente en el imaginario nacional, al punto que cientos de años después se relacionó con la triste misión de morir por el emperador.
Interesante la historia detrás de una simple palabra ¿no les parece?

Aquí sobre la cubierta principal del buque USS Missouri, atacado también por aviones tokkoutai

4 comments:

Murasaki said...

Se ve que los mongoles efectivamente sabían mucho de cómo pelear, pero en cuestiones de meteorología les faltaba mucho...

(Me reí montones con lo de barcos "chinos y coreanos" :P)

Saludos!

Lou Goubreé said...

Estuvo muy entretenida la manera de contarlo... apenas repara uno en la montonera de muertos que protagonizan el término :s

A mi papá le molesta eso de llamar "ataque kamikaze" a lo que hacen esos terroristas, no sé si la mayoría de japoneses piensen así.

Anonymous said...

hmm Interesante

Una vez vi un documental en people & arts -cuando valia la pena ver ese canal-

Sobre los samurais EXC documental luego llegaban al punto de la segunda guerra mundial y como se le vendio la idea de Kamikazes a los jovenes pilotos y se desvirtuo la idea de los samurais tanto asi q estos pilotos volaban con espadas y de todo por ser el Viento Divino q volveria a proteger a Japon.

En fin lo lamentable es como un hecho historico se manipula para un fin nada agradable

Atte:

Kamikaze -lol-

Cuk said...

"...hizo que los soldados tuvieran que esperar en altamar en botes mal diseñados (chinos y coreanos, ¿qué esperaban?)"

Ahora si que te hiciste japonés!
Sólo te falta afeitarte las cejas...

No se porqué me acordé de esta propaganda:

http://doubledeckerbuses.org/blog/media/AntiJapanesePropagandaTakeDayOff.png

http://farm2.static.flickr.com/1326/704360869_04a4b3636e.jpg

Ahi te la dejo para otro post.